.

Denise Dresser se suma a campaña sucia que compara a AMLO con Donald Trump

La politóloga Denise Dresser Guerra, miembro del panel de analistas en el nuevo noticiario digital de la cronista Carmen Aristegui Flores, se sumó a la campaña sucia que compara al político tabasqueño Andrés Manuel López Obrador con el presidente de E.U. Donald J. Trump.

Mediante su cuenta oficial en internet social Twitter, Dresser mandó un mensaje con mala ortografía justificando dicha guerra sucia, al criticar un tuit que por su parte mandó el líder del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) para contestar ataques en contra suya desde el diario El Universal.

Dresser acusó al tabasqueño de lanzar un “ataque personal” contra el columnista que lo criticó en tal medio, y lo calificó de “intolerante” por expresarse en exactamente la misma situación con que Trump reniega de las creencias que no le son convenientes en la prensa de su país.

 

Frente a la ola de réplicas por la parte de cientos y cientos de seguidores de López Obrador, Dresser recurrió al bloqueo, calificó a sus opositores como “trumpistas” y defendió los ataques desde medios contra el líder de Morena, asegurando que “el periodismo debe observar al poder”.

Cabe nombrar que el tabasqueño se sitúa primeramente y con extenso margen de ventaja sobre sus contendientes, en las primeras encuestas electorales que distintos medios han empezado a publicar con rumbo al fraude de dos mil dieciocho.

En datas recientes, Dresser Guerra ha sido cuestionada por su evidente colaboracionismo enmascarado con los regímenes usurpadores actual y precedente. Las incoherencias de Dresser incluyen la promoción del voto nulo a lo largo de las elecciones medias —lo que favorece al PRI—, los ataques a partidos a los que más tarde cobra cantidades descomunales de dinero público por conferencias; sus coqueteos con el PRD para integrarse a la Reunión Constitiyente de la Urbe de México —lo que por último no ocurrió—, como la difusión de un cable de Wikileaks que revela su cooperación con la embajada de U.S.A. en dos mil seis.

Columnistas y opinadores en medios claramente alineados al régimen usurpador del asesino de Atenco, Enrique Peña Nieto, arrancaron desde el año pasado una campaña que, disfrazada de “análisis político serio”, equipara de forma ramplona y habilidosa a Andrés Manuel López Obrador con el colérico y racista magnate Donald Trump.

Por su lado, López Obrador ha sido objeto de críticas aun entre sus seguidores debido a su tendencia reciente a agregar en su proyecto a personajes manados de la “mafia del poder”.