.

Cientos de civiles se levantan en armas en el sur de México

En la mitad de una disputa territorial entre cárteles de la droga, cientos y cientos de civiles se levantan en armas para combatir la violencia, los secuestros y las expolies del crimen organizado en el sur de México.

La historia se repite. En la mitad de una cruenta guerra entre cárteles de la droga por liderar el territorio que entiende el estado de Guerrero, cientos y cientos de civiles se levantaron en armas para combatir la violencia, los secuestros y las expolies del crimen organizado en el sur de México.

Formado por 9 poblados de aquella entidad, un conjunto de ciudadanos armados acompañados por habitantes de Guerrero y trabajadores uniformados de las mineras Gold Corp y Media Luna marcharon el pasado veintiocho de mayo por las calles de Mezcala, la zona minera más esencial de la zona, y demandaron mayores garantías de seguridad para la entidad.

Este conjunto de autodefensas –que asimismo bloqueó a lo largo de una hora el tramo carretero que conduce al puerto de Acapulco– brota en la mitad de la situación de violencia que atraviesa esta zona, donde conjuntos delincuentes como Guerreros Unidos, Los Colorados, El Cártel Independiente de Acapulco y La Barredora, se disputan a muerte el control de la plaza para el trasiego y comercialización de estupefacientes en México.

El regidor municipal de Mezcala, Leonardo Ávalos Ferrer, presentó el último día de la semana pasado a este conjunto de autodefensas o bien policías comunitarias compuesta por habitantes de 9 pueblos de los ayuntamientos de Eduardo Neri y Tepecoacuilco, conforme el diario ‘El Sur’. “Sentimos que esta es la mejor forma de que el gobierno [del Estado] vea que Mezcala y sus pueblos vecinos desean paz”, aseguró Ávalos en entrevista con exactamente el mismo medio.

Los secuestros, ejecuciones y amenazas a los pobladores de Mezcala que rentan sus tierras a las compañías mineras se han acentuado desde dos mil trece. Las bandas delincuenciales presionan a través de la extorsión a fin de que paguen, en ciertas ocasiones, hasta el diez por ciento de sus ingresos de renta anual por término de ‘cobro de piso’ o bien ‘derecho de empleo de suelo’, un impuesto falso que los cárteles se idean para conseguir ganancias extras en venta de droga.

Las autodefensas en Guerrero se produjeron hace más de 2 décadas, y desde dos mil trece, nuevos conjuntos empezaron a surgir para hacer en frente de la criminalidad organizada en la entidad. Conforme con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en México (CNDH), por lo menos en medio de los ayuntamientos del estado hay presencia de policías comunitarias debido al vacío de poder que existe en Guerrero.